La cocinita de Olivia

El verano pasado, mi hija Olivia andaba como loca con las cocinitas.

Tenía una pequeñita de Ikea, pero me apetecía hacerle un rincón más atractivo y me rondaba una idea en la cabeza. Así que llamé al abuelo para que me echara una manita.

Hice unos dibujos, compramos el material y de nuevo, nos pusimos manos a la obra. En una tarde, la cocinita de Olivia estaba montada.

Así quedó su rinconcito. Ahora tiene más cacharros que yo y se lo pasa pipa!

 

 

Es la atracción de todas las visitas!